jueves, 31 de diciembre de 2015

NUESTRO PLANETA NO SABE DE DÌAS, MESES NI AÑOS.

Hace unos años escribí esta frase para celebrar un momento de mi vida. Hoy una vez más la tomo. Este tiempo que llamamos y construimos como 2015 termina y viene otro que llamaremos 2016. Solo tengo en este instante palabras de gratitud, para aquellos que saben un poco más de mi vida y saben de mis transformaciones, la vida maravillosamente se ocupo de enseñarme que todo es cambio. Lo impermanente es la sustancia de la cual estamos hechos. Si hago un balance solo surge de mi corazón gratitud a hechos y personas que transmitieron lo que tenían para mi y de alguna manera yo a ellos.
Por momentos que fueron muchos de felicidad y momentos que no.
Por personas con las cuales compartí mi hacer, no me gusta llamarlos alumnos ni pacientes...porque no siento diferencias ni distancias, son mis iguales con los cuales intersubjetivamente construimos espacios de aprendizaje.
Por amigos y amigas, por familiares elegidos y no elegidos. A todos los que tienen una visión de la vida parecida a la mía y los que tienen una visión diametralmente opuesta a ella. Indudablemente las personas elegidas para aprender la diversidad y la hermandad, para aprender el silencio y algo aún más importante la escucha, la propia y la del otro.
Por los espacios donde voy a nutrirme y aprender, porque hay personas que van delante en el camino y generosamente hacen una pausa para esperarnos y mostrarnos de que va la cosa. Son ellos los que me enseñan cotidianamente el camino de la práctica.
Por mis hijas que aún hoy con cualquier pequeño gesto tocan mi corazón y me muestran la divinidad que hay en él y lo maravilloso que es ser parte de sus vidas...
Como dije antes, en mi balance solo siento gratitud!!!! Comparto mi sentimiento y les deseo que llegue a cada uno de Uds. Que el tiempo por venir les permita descubrir que ya somos benditos sin hacer absolutamente nada, que todo lo que nos sucede en la vida puede gustarnos o no, pero en verdad y desde mi ser más profundo puedo decirles que todo está absolutamente bien. Que esto es así porque en este plano nuestra sustancia es la misma que nutre el Universo y esa es la impermanencia.
LES DESEO UN BUEN AÑO COLMADO DE BENDICIONES Y QUE EL CAMINO DE LA PRÁCTICA NOS SIGA ENCONTRANDO JUNT@S, SI ASÍ TIENE QUE SER. UN ABRAZO ENORME DE CORAZÓN A CORAZÓN
Fabio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario